Brussel·les crea un certificat per controlar la qualitat dels agrocarburants

10 juny 2010

10/06/2010

 

La Comisión Europea presentó este jueves un sistema de certificación para determinar qué biocombustibles producidos en Europa e importados responden a criterios sostenibles, previendo sanciones indirectas para los que suspendan el examen, que por ahora será voluntario.

 

La iniciativa forma parte del arsenal ’verde’ de la UE para luchar contra el cambio climático, ue prevé que los biocarburantes representen para 2020 el 10% del consumo total de combustibles en Europa.

 

En concreto, el ejecutivo comunitario llamó el jueves a la industria, los gobiernos y las ONG a promover "exámenes voluntarios" para verificar que un biocarburante es suficientemente respetuoso con el medio ambiente.

 

La Unión Europea (UE) importa el 30% de los biocombustibles que consume, especialmente de Brasil, Guatemala, Nicaragua y Pakistán. Los biocarburantes no deberán por ejemplo proceder de campos de cultivo arados en tierras donde antes se extendían bosques, humedales

o zonas naturales protegidas con el fin de evitar la deforestación. Unicamente los productos que permitan una reducción del 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero comparado con la gasolina o el diésel serán tomados en cuenta y podrán recibir subvenciones, un porcentaje que aumentará hasta 50% a partir de 2017.

 

Los biocarburantes más contaminantes podrán continuar siendo comercializados en la UE, pero esto penalizará a los países europeos al no ser contabilizados para alcanzar el objetivo europeo del 10% del consumo para 2020. Los que falten a esa meta jurídicamente vinculante

deberán pagar una multa a Bruselas.

 

Todos estos requisitos forman parte de la ley europea de energías renovables que entrará en vigor en diciembre y el sistema de certificación propuesto el jueves por la Comisión Europea será la forma de verificar que se cumplen.

 

Los criterios "extremadamente restrictivos" definidos en Europa son "los más rigurosos de todo el planeta", defendió el jueves el comisario europeo de Energía, Gunther Oettinger.

 

"Queremos que cada vez más operadores adopten nuestros criterios en el mundo. Sobre todo aquéllos que están interesados en exportar nuestros productos hacia la UE", agregó.

 

Bruselas también exige que estos productos sean elaborados respetando los derechos humanos, lo que excluye la mano de obra infantil.

 

El comisario dijo "imaginar" para el futuro la creación de un logotipo para los biocarburantes que respeten los criterios medioambientales en toda la cadena de producción.

 

Concretamente, una empresa europea como British Petroleum (BP) deberá detallar cómo su biocombustible fue producido desde la granja de azúcar de caña en Brasil hasta la fábrica de etanol y cómo llegó a la estación de servicio en Europa, ilustraron fuentes comunitarias

 

Fuente: Eco Diario